En este portal web procesamos datos personales como, por ejemplo, tus datos de navegación. Al clicar en ACEPTAR o si sigues navegando, nosotros y otras compañías seleccionadas podrán instalar cookies o acceder a información no sensible de tu dispositivo con el objetivo de crear perfiles, que podrán ser compartidos con terceros, personalizar contenidos, servir anuncios adaptados a tus preferencias y elaborar estadísticas. Puedes configurar tus preferencias de privacidad ahora o en cualquier momento accediendo a tu Área de Privacidad. Más información en nuestra Política de Privacidad.
Jerseys Gris Long O'Neill Jersey Base Jacks capucha de Mujer 088U1wTqP Jerseys Gris Long O'Neill Jersey Base Jacks capucha de Mujer 088U1wTqP
de Mujer capucha Long Base Gris Jacks Jerseys Jersey O'Neill
Una ubicación ventajosa

Jerseys Gris Long O'Neill Jersey Base Jacks capucha de Mujer 088U1wTqP


capucha Jacks O'Neill Gris Mujer Long Jersey Jerseys Base de La base celebra este año el cincuentenario de su primer lanzamiento.


Simulación de la nueva plataforma de lanzamiento del Ariane 6, cuyas obras tienen lugar en Kurú, en la Guayana Francesa. (Marta Garde / EFE)

Lo primero que uno ve cuando entra en el edificio de recepción de visitantes del complejo espacial de Kurú es un póster informativo colgado ante la puerta con el título: “Serpientes de la Guayana con riesgo de envenenamiento grave”. El cartel informa de que hay 94 especies de serpientes en la región, muestra fotos de las diez más peligrosas, a cuál más repugnante, y explica con dibujos cómo actuar en caso de mordedura. Sobre todo no hagan un torniquete ni chupen la herida para extraer el veneno. Mejor pongan a la víctima acostada en posición lateral si se desmaya y llamen cuanto antes a emergencias.

Minutos después, tras identificarse y pasar un control de seguridad, el visitante accede al Centro de Control Júpiter, desde donde se monitorizan los lanzamientos de los cohetes. Es una gran sala con forma de platea donde cada uno dispone de varias pantallas para controlar las muchas variables que intervienen en un lanzamiento. Llama la atención el contraste entre la tecnología avanzada que hay aquí dentro, con aire acondicionado y un silencio de moqueta, y la exuberancia de la selva que ha quedado en el exterior, con sus gorjeos de pájaros y un calor amazónico.

La base celebra este año el cincuentenario de su primer lanzamiento, cuando despegó un pequeño cohete francés llamado Véronique que no llegaba a diez metros de altura ni a tres palmos de diámetro y que se enorgullecía de poder enviar hasta 60 kilos al espacio. Nada que ver con los Ariane 5 que se lanzan ahora, que llevan 400 veces más combustible y pueden poner más de 20 toneladas en órbita.

La base espacial de Kurú es el lugar de lanzamiento de más de la mitad de los satélites comerciales que están actualmente en servicio.

Aquello fue en abril de 1968, el mismo año que el programa Apollo de la NASA situó una misión en órbita alrededor de la Luna con tres astronautas a bordo. Es otro contraste que llama la atención. Lo modesta que era aquella base de la Guayana en comparación con los cohetes Saturno V que enviaban astronautas a la Luna. Pero mientras el programa Apollo se canceló cuatro años más tarde y condenó a la NASA a una larga crisis de identidad –“Presidente, ya hemos ganado a los soviéticos, ¿qué hacemos ahora con la agencia?”–, la base espacial de Kurú ha crecido cohete a cohete hasta convertirse en el lugar de lanzamiento de más de la mitad de los satélites comerciales que están actualmente en servicio.

Todo empezó con la independencia de Argelia. Francia había lanzado sus primeros cohetes desde el Sáhara. Pero al perder su soberanía en el desierto se vio obligada a buscar un emplazamiento ­alternativo. Tras valorar catorce opciones, en 1964 se decidió construir la nueva base de lanzamiento francesa –aún no europea– en un lugar llamado Kurú del que apenas nadie había oído hablar en Francia. Contaba sólo con 761 habitantes que vivían de la pesca y de la agricultura. Muchos de ellos tenían sus tierras y hogares en los 700 kilómetros cuadrados donde se iba a construir la base espacial, una franja de 50 kilómetros de longitud por 14 de anchura a orillas del Atlántico. Fueron obligados a realojarse en los edificios que se construyeron junto a la desembocadura del río Kurú. Fue la ciudad la que se levantó junto a la base, no la base junto a la ciudad.

El Ariane 5 con BepiColombo zarpando hacia Mercurio. (Jm Guillon / Esa/cnes/arianespac / EFE)

Se eligió aquel lugar porque tiene océano al este y al norte, las direcciones hacia las que se lanzan los satélites, lo que permite que los cohetes despeguen sin poner en peligro zonas habitadas en caso de accidente. Además, se encuentra junto al ecuador, a sólo cinco grados de latitud norte, lo que permite aprovechar mejor la velocidad de rotación de la Tierra para los lanzamientos que en latitudes más altas. De este modo, desde la Guayana se puede lanzar satélites más grandes con menos combustible que desde Cabo Cañaveral o Bai­konur. Una ventaja adicional de Kurú es que no está en una zona de huracanes, a diferencia de Cabo Cañaveral.

O'Neill Long de Base Mujer capucha Jerseys Jersey Jacks Gris

Eran tantas las ventajas de aquella base que la Agencia Espacial Europea (ESA) la eligió para lanzar sus cohetes después de ser fundada en 1975 y desarrollar el programa Ariane. Desde allí se realiza en la actualidad una media de un lanzamiento al mes con cualquiera de los tres cohetes que la base tiene en servicio: el gran Ariane 5, con sus 55 metros de altura y un cilindro central de 5,4 de metros de diámetro, que es una figura familiar en las escuelas y los hogares de la Guayana francesa; el Soyuz de origen ruso para satélites de tamaño mediano, que se lanza desde Kurú desde el 2011; y el pequeño Vega para cargas pequeñas, de hasta 1,5 toneladas, que se lanzó por primera vez en el 2012. De cara al futuro, 700 personas están trabajando 24 horas al día –en tres turnos– en la construcción de las instalaciones para el futuro Ariane 6, que debe entrar en servicio en el 2020 y que acabará reemplazando al Ariane 5.

Desde la Guayana se puede lanzar satélites más grandes con menos combustible que desde Cabo Cañaveral o Bai­konur.

“Toda la economía local gira en torno a los lanzamientos”, explica Magali Montarlier, trabajadora del centro espacial. Si la capital, Cayenne, concentra el sector administrativo de la Guayana francesa y el distrito de Saint Laurent de Maroni vive de la producción de ron y de explotaciones mineras y forestales, los 26.000 habitantes de Kurú viven mayoritariamente del espacio, que se ha convertido en la primera actividad económica de la Guayana.

Color Zapatillas Gris Max Con Deportivas 1 De Nike Air Hombre Logo 80WapnqWdx

Long Jersey Jacks capucha Gris de Mujer Base O'Neill Jerseys Muchos han venido de la metrópoli, como llaman aquí al territorio francés situado en Europa. “Cuando llegas aquí, o lo adoras o lo detestas, no hay término medio”, explica Lynda Obydol, también trabajadora del centro espacial, que vino en el 2002 y confiesa que “para mí, ha funcionado, estoy encantada para vivir aquí”.

La gente que lo detesta, explica Obydol, es porque no se adapta a un ritmo de vida más lento que en Europa, aunque “si tienes trabajo, no te aburres”; por el aislamiento de la familia y los amigos, sobre ­todo para la gente que viene sola; y por el clima, con un calor permanente y ocho meses de lluvias al año.

Otra persona que adora vivir aquí es Jean-Claude Roch, que llegó hace veinte años, se casó con una mujer guayanesa y se ocupa del mantenimiento de la antena de 30 metros de diámetro utilizada para seguir los satélites. Invita a los visitantes a hablar en su despacho y les muestra su pequeña colección de serpientes, conservadas en un líquido que podría ser ron. Son grandes como sólo pueden serlo en una selva. “Las encontramos por aquí, entre las plantas”, explica. “No sólo hay reptiles, hace dos años entró un jaguar” en el recinto del centro espacial, que está vallado con una alambrada, pero “el jaguar entró por una tubería y no sabía cómo volver a salir”.

En este momento faltan cinco horas para el lanzamiento. Hoy será un Ariane 5, que despegará a las 22h45 para enviar la nave BepiColombo hacia Mercurio. La hora se fija en función del destino al que se quiera ir. Para poner rumbo a Mercurio, hay que salir de noche.

No queda nadie en la zona del cohete, que debe quedar evacuada antes de empezar a cargar las 175 toneladas de combustible líquido del cilindro central. Los propulsores laterales, que son bombas de pólvora envueltas en una capa de metal, pesan 277 toneladas cada uno. Si uno hace los cálculos, el 90% del cohete es combustible. La estilizada silueta blanca del Ariane 5 no es más que el envoltorio, complementado con motores y un ordenador de a bordo para guiar la propulsión. De ahí que no pueda quedar nadie cerca. Si un cohete explotara en la torre de lanzamiento, lo cual no ha ocurrido nunca en Kurú pero sí en otras bases espaciales, podría causar una tragedia.

(Rosa M.ª Anechina)

Quienes estarán más cerca son los ingenieros que dirigirán el lanzamiento desde un edificio situado a 3,2 kilómetros del cohete. Pero no verán ni oirán nada, excepto los datos e imágenes que aparecerán en sus monitores. Deberán trabajar en un búnker que se cierra con una puerta de seguridad hermética una hora antes del despegue. También deberán refugiarse en un búnker los meteorólogos que envían el último parte diez minutos antes de lanzamiento y que deben asegurar que no hay vientos ni tormentas en la trayectoria del cohete que puedan echar a perder la misión.

Los que sí podrán disfrutar del espectáculo son los visitantes que van a Tucán, el punto de observación más cercano, a cinco kilómetros de la torre de lanzamiento. En el observatorio hay máscaras antigás para todos ya que, en caso de accidente, los gases tóxicos del cohete podrían llegar a la zona. La última vez que se utilizaron fue en 1996, cuando el primer Ariane 5 explotó 37 segundos después de despegar.

Hoy la noche es apacible. Tucán está rodeado de selva. Se oyen murmullos de animales indescifrables. Insectos y ranas, alguna serpiente tal vez. La vida de la jungla ajena a los cohetes. El cielo es negro azabache, inverosímil para un europeo acostumbrado a la contaminación lumínica.

Jacks Jerseys Mujer Long Gris de Jersey capucha Base O'Neill De repente, se enciende una llama en el horizonte y las 780 toneladas del cohete se levantan, primero trabajosamente como un paquidermo, después más rápido, cada vez más rápido, como un águila blanca sobre una gran columna de humo. La llama es de un naranja incandescente, imposible de reproducir en un vídeo o una foto, y el cielo se llena de luz. Todo el cielo se ilumina, como si se hiciera de día en plena noche.

Y entonces llega el trueno. Una vibración de terremoto que hace temblar el suelo y el cuerpo de los espectadores. Es en el tórax donde más se siente la fuerza del Ariane 5. Una fuerza descomunal. Después la llama se aleja y el día se apaga de nuevo. En el cielo se distingue todavía durante un largo momento la llama del cohete, un punto brillante cada vez más tenue que se acaba extinguiendo en la noche. Al final sólo queda silencio, no se oyen ni los animales. Y para los ingenieros y los científicos que han dedicado años de su vida a la nave que acaba de partir, una mezcla de nostalgia por la criatura que se ha ido y de alegría por saber que ha empezado bien su viaje interplanetario.

Y entonces llega el trueno. Una vibración de terremoto que hace temblar el suelo y el cuerpo de los espectadores. Es en el tórax donde más se siente la fuerza del Ariane 5. Una fuerza descomunal.

de vaquera ASOS Chaqueta en forro con lavado borreguito de claro aBBq4w8